Tu partner en
servicios de

limpieza y
mantenimiento

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Acepto la política de privacidad

Truco Limpieza: Eliminar Mancha De Aceite De La Ropa

Hoy desde Serlingo.es queremos ofreceros una nueva categoría con trucos de limpieza cotidiana que os ayudarán y sorprenderán por su facilidad para sacarnos de apuros con ingenio y mucho más fácilmente de lo que nos pensamos.

Hoy queremos ayudaros con una de las manchas mas complicadas y más frecuentes que cualquiera puede tener en el día a día, la terrible mancha de aceite.

Bien, para eliminar una mancha de aceite de nuestra ropa se tiene que tener en cuenta dos puntos principales de actuación:

  1. Hay que actuar cuanto antes mejor, el tiempo una vez que nos hemos manchado nuestra prenda va a jugar en nuestra contra
  2. Ojo con el calor!!! Nunca ponga una prenda en la secadora si previamente se ha ensuciado de aceite, si no quiere que el calor haga imposible su eliminación y que se le quede esa medalla de por vida.

Ya me he manchado ¿ que hago?

mancha de aceite

 

Si ya se ha manchado como le comentamos, la rapidez con la que actue sera fundamental para la eliminación de la mancha.

Primero ha de coger un paño, toallita o pañuelo de papel y secar suavemente la mancha de aceite de su ropa. Para esto, hay que hacerlo con sumo cuidado sin frotar sino intentando que la toallita o pañuelo absorva la mayor cantidad de aceite de su mancha. Frotar solo haría que extender más la mancha y fijarla mas a las fibras de la ropa, con lo que hay que evitarlo.

Una vez que vemos que ya hemos eliminado de esta forma la mayor cantidad posible, vertemos sobre la mancha una cucharada de bicarbonato de sodio o si no se tiene maicena. Ahora si, hay que frotar MUY SUAVEMENTE y dejar reposar estos elementos sobre la zona afectada durante unos 25 – 30 minutos.

Una vez que este componente ha sido aplicado durante ese tiempo, tomaremos un cepillo suave y cepillaremos la zona aplicada, eliminando el bicarbonato o maicena. Si la mancha todavía resiste, repetiremos la operación hasta que la mancha se hace imperceptible.

Una vez llegado a este punto, se aclara la zona con agua y se lava la prenda afectada como de costumbre (esta técnica puede no estar recomendada para según que prendas delicadas). Tienda la prenda para que se seque de forma normal al aire libre y una vez seca, ver que la mancha ha desaparecido por completo.

En el caso que no sea así, emplearemos un detergente antigrasa (por ejemplo el de lavar platos) y lo aplicaremos en la zona manchada. Dejaremos que actue durante unos minutos y después retiramos el jabón, limpiando la zona con agua, dejando de nuevo que la prenda se seque al aire.

Si no consigue que la mancha salga así, es momento de ir a una lavandería y que se encargue un profesional.