Tu partner en
servicios de

limpieza y
mantenimiento

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Acepto la política de privacidad

La Importancia De La Limpieza En Colegios

Un colegio es un espacio en el que multitud de personas comparten espacio muchas horas cada día. Debido a la gran cantidad de actividades que se realizan en estos centros, es importante que los distintos espacios se encuentren siempre lo más limpios posible, con el objetivo de evitar la acumulación de suciedad y bacterias. Además, la limpieza en colegios suele conllevar una serie de tareas específicas que normalmente no se llevan a cabo en los hogares para que los resultados sean más óptimos.

Para evitar que los lugares de enseñanza se conviertan en un foco de infección es necesario higienizarlos correctamente, por lo que esta tarea suele encargarse casi siempre a empresas de limpieza de colegios que tienen experiencia en este tipo de tareas. Y es que el grado de higiene que permiten alcanzar las máquinas de profesionales siempre es mucho mayor que el de una limpieza básica como la que podemos realizar en casa. Gracias a ellas, es posible eliminar todo tipo de gérmenes o bacterias de espacios colectivos donde los niños pasan más tiempo en grupo. De esta forma, no solamente se evita un mayor número de contagios, sino que además se minimizan los riesgos de que los niños sufran alergias u otras patologías relacionadas con el sistema respiratorio y con los ojos.

limpieza en colegios

Por otro lado, además de estas cuestiones técnicas, las empresas de limpieza de colegios están obligadas a seguir unos procedimientos de mantenimiento específicos mediante un planning en el que se establecen las tareas a realizar cada día, cada semana, cada mes y cada tres meses. Obviamente, la limpieza de las zonas que tienden a acumular más suciedad siempre se lleva a cabo de manera diaria.

Para proceder a la limpieza en colegios, es necesario que la empresa que va a encargarse de ello conozca muy bien sus instalaciones, de manera que pueda establecer un orden en las diferentes zonas y no se quede ninguna sin limpiar, evitando además que vuelvan a ensuciarse de nuevo cuando se haya terminado. Las fases que suelen seguirse son: quitar el polvo de los muebles, barrer el suelo, eliminar las manchas, fregar el suelo y realizar tratamientos de desinfección.