Tu partner en
servicios de

limpieza y
mantenimiento

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Acepto la política de privacidad

Cómo Limpiar El Suelo De Un Patio O Terraza

Tener una casa con exteriores es uno de los mayores placeres que existen. Un lugar ideal para relajarnos cuando llega el buen tiempo. Lamentablemente, el verano ha llegado a su fin. Hemos pasado largos ratos disfrutando de nuestros patios y terrazas con nuestros familiares y amigos y ahora toca decir adiós a todo eso. La cuestión es que, con el uso, la suciedad se va acumulando y el suelo puede ir estropeándose. Por eso, antes de que empiece el invierno, es importante que hagamos una limpieza a fondo para dejarlo todo bien y se conserve mejor.

Al estar constantemente al aire libre, las baldosas de los patios y terrazas están expuestas a las inclemencias del tiempo, se ensucian y pueden llegar a perder su color con bastante facilidad. Por esta razón, es fundamental limpiar el suelo del patio o la terraza más profundamente al menos dos veces al año. Y para que te resulte más fácil, a continuación te traemos algunos consejos que seguro que te resultan muy útiles.

limpiar la terraza

¿Qué necesitas para limpiar el suelo de la terraza?

  • Una escoba o cepillo para barrer toda la superficie antes de fregar.
  • Una manguera para enjuagar el suelo antes y después de barrer. Si tienes una vaporeta profesional, mejor que mejor.
  • Producto para la limpieza de patios. Es importante que elijas un producto de calidad que se adecue al tipo de suelo que tienes en tu casa y que leas con detenimiento las indicaciones del envase. Piensa que una mala elección puede acabar deteriorando el color de tus baldosas.
  • Un cepillo de cerdas duras para limpiar a fondo la suciedad más resistente.

Pasos para limpiar el suelo de la terraza

1. Retira todos los elementos que estorben. La idea es que no haya trastos que puedan molestarte durante la limpieza o elementos delicados como muebles que puedan estropearse.

2. Mezcla un cubo de agua tibia con el producto de limpieza.

3. Barre con la escoba todo el suelo del patio.

4. Enjuaga todo el suelo con la manguera hasta que quede bien empapado, pero sin que quede encharcado.

5. Friega el patio con el cepillo junto con la mezcla del cubo que hemos preparado previamente.

6. Deja actuar la mezcla unos minutos y después aclara la superficie con un chorro de agua fuerte.

7. Deja que se seque y podrás volver a disfrutar de tu patio, pero ahora con un suelo impecable.