Tu partner en
servicios de

limpieza y
mantenimiento

¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Acepto la política de privacidad

Cómo Mantener La Casa Limpia Cuando Apenas Estás En Ella

Con el ritmo de vida tan agitado que llevamos hoy en día, es habitual que muchas veces no encontremos tiempo para hacer las tareas del hogar y que nuestra casa parezca más una leonera que un hogar. Sin embargo, debes saber que todo es cuestión de gestionar bien el tiempo y aumentar nuestra productividad cada día. Siempre puedes optar por contratar servicios de limpieza en Madrid para solucionarlo, pero si prefieres ahorrarte este dinero, a continuación te damos algunos consejos de limpieza rápida que te ayudarán a tener tu casa siempre perfecta.

limpieza rápida

1. Haz la cama nada más levantarte

Es obvio que cuando te levantas lo último que te apetece es hacer la cama. Es posible que todavía ni siquiera seas persona, pero todo es cuestión de acostumbrarse. levántate, estira las sábanas, colócalas, pon el nórdico y alisa las arrugas. De esta forma, tu habitación parecerá otra.

2. Aplica la regla de los dos minutos

La mayor parte de las tareas del hogar que hacen que la casa esté más limpia solamente llevan dos minutos: barrer, aspirar el polvo, limpiar el polvo, quitar los trastos de en medio, colocar los zapatos en su sitio, cambiar las toallas, cambiar la bolsa de basura… Pero si lo unimos todo es normal que a veces no tengamos tiempo. Cada vez que tengas dos minutos muertos haz alguna de estas tareas.

3. Aprovecha los momentos en que pasas por el baño o la cocina para limpiar

Cuando entres en la ducha, puedes coger una bayeta con una gota de limpiador y darle a las mamparas y a los grifos mientras te duchas. Cuando te aclares, pasa la alcachofa por esas zonas. también puedes usar toallitas limpiadoras multiusos mientras te aseas en el lavabo. Sólo necesitarás dos minutos para darle a los sanitarios. Se trata de darle un punto de vista práctico a todo lo que hagas.

En la cocina, mientras vas a coger algo de la despensa, mira el estado de los alimentos y tira los que hayan caducado. Revisa lo que falta y coge un paño para quitar el polvo de la estantería. En un sólo viaje, habrás hecho inventario, tirado lo que no vale, planificado la compra y limpiado la balda.

4. Divide las tareas grandes en pequeñas

Sabemos perfectamente lo agobiante que puede resultar limpiar la nevera o ese armario tan grande. En lugar de hacerlo de golpe, haz una balda cada día, lo que hará que resulte mucho más llevadero.

5. Fregar el suelo una vez a la semana

Si no pasas mucho tiempo en casa y no eres una persona sucia, con una vez a la semana será suficiente para que tu suelo brille. Y no te llevará más de 15 minutos. Si en los días posteriores se cae algo al suelo, aprovecha para hacerlo de nuevo y poner el contador a cero.

6. Crea tus propias rutinas y trucos diarios

Nadie mejor que tú conoces lo que haces por la casa cada día. Intenta crear tus propios hábitos inteligentes y aprovechar cada movimiento para que sea más productivo. Se trata de optimizar al máximo cada viaje que hagas.